Header Ads

Franger Reynaldo: "en Puerto Padre nací y a Puerto Padre volveré cada vez que sea necesario, hasta la última instancia.


Tomado de la cuenta personal en facebook, del periodista, narrador y comentarista deportivo y realizador radial, Yordanis Rodriguez Vega y editado por José Luis Pérez Parra.
Hay mucha confusión en Cuba respecto a si el reconocido mánager y teórico del béisbol nacional, Franger Reynaldo Balbuena, es natural de Santiago, de Guantánamo, o de Las Tunas, sin embargo, él lo deja claro en cada espacio público: “… yo me formé como entrenador en Santiago, trabajé en Guantánamo, trabajé en Las Tunas…pero yo soy de Puerto Padre. Este es mi pueblo, donde nací, crecí… y detrás del leff fil, tengo la casa de todos, (se refiere al Cementario Municipal que se ubica al fondo del estadio Hermanos Ameijeiras, de la ciudad puertopadrense) y nunca olvidaré esto que estoy diciendo: en Puerto Padre nací y a Puerto Padre volveré cada vez que sea necesario, hasta la última instancia”

Tal y como la hace ahora, vuelve a su Puerto Padre querido para, además de visitar a su familia, amigos y compañeros de otroras equipos del oriente cubano, traer a su pueblo, la última publicación impresa de su autoría, titulada:
Contratos del béisbol profesional norteamericano. Negocio o posibilidad de llegar a las Grandes Ligas, del cual dijo el también, Máster en Metodología del Entrenamiento Deportivo, "Se trata de una obra de carácter instructivo e informativa dirigida a peloteros, directivos, periodistas, cronistas deportivos y lector general que desee conocer sobre la pelota profesional por continentes, en particular de las Grandes Ligas Norteamericanas, escenario poco conocido por los cubanos"
El texto de 10 capítulos, fue presentado este domingo en horas de la mañana en la Sala de Historia del estadio Hermanos Ameijeiras. Previo al momento, en el lobby de la instalación deportiva le recibieron, con un abrazo espontáneo, viejos amigos como Oscar Suárez, Ángel Chichi Villegas y Regino Chapman; enseguida comenzaron a revivirse anécdotas de la infancia, de aquel niño que soñaba con ser pelotero y que al de cursar el tiempo se convirtió en referencia para directores cubanos y en una voz autorizada en cualquier latitud, cuando se habla del deporte de las bolas y los strikes.

“Yo recuerdo de mi infancia, contó Franger, cuando me sentaba en los 2 banquitos, en la Avenida de la Libertad, donde hace 4 esquinas. A mi memoria acuden ahora, cuando discutían aquellas personas que nosotros admirábamos y respetábamos tanto, personas que ya en la mayoría no existen como Langue, El Galleguito, Buchá, Ponqué; todas aquellas personas que se reunían para hablar de béisbol, hablar de jugadas, ahí fue mi primera escuela, aprendiendo de los que sabían de béisbol. Luego veníamos al terreno; Oscar Suárez entrenaba los equipos de la primera categoría, yo veía a Ángel Villegas, a Monchi Gisbert, a Hárrigan; veía al Pibe Zaldívar pitchar y yo trataba de imitarlos…mi ejemplo, y lo voy hacer público hoy, siempre fue Oscar Suárez. Cuando yo veía que Oscar Suárez se paraba a batear, yo iba a mi casa y me ponía frente al espejo y me ponía a ser lo mismo que hacía Oscar. Y agregó a su confesión: Mi físico, no me acompañaba, era delgado, no tenía fuerza, pero tenía una voluntad de ser pelotero que nunca lo podré olvidar¨
Unos 30 minutos de historias como estas, marcaron el preámbulo de la presentación del libro: Contratos del Béisbol Profesional Norteamericano. Negocio o posibilidad de llegar a las Grandes Ligas, obra que atesora elementos acerca del surgimiento y desarrollo del béisbol profesional en Estados Unidos, su llegada a otros continentes, sistema de selección de los atletas, academias, contratos, pagos, y otros asuntos de gran novedad para la afición y presencia de especialistas cubanos.

El prólogo es de Reynaldo Taladrid, periodista y analista de la Radio y la Televisión cubanas, en el cual se recoge también una dedicatoria a la memoria de Teófilo Stevenson, con argumento fundamentado por Franger, al expresar: Fuimos amigos desde la infancia, los dos queríamos ser peloteros, él fue un gran boxeador y yo entrenador deportivo. Un día me dijo: ¨Si quieres ayudar a la pelota, escribe todo lo que sabes, los que no te quieren oír te van a leer. ¨ 

Con esa premisa, Franger comenzó a escribir, y desde hace varios años cumple con Teófilo y con el béisbol. Basta mencionar que es autor de títulos como El bateo y la técnica, Panamá, 1996; Tendencias actuales del entrenamiento deportivo en el béisbol, La Habana, 2007; Del Béisbol casi todo, Panamá, 2001 y La Habana, 2016; y Contratos del Béisbol Profesional Norteamericano, negocio o posibilidad de llegar a las grandes ligas, La Habana, 2017.

Una hora y 40 minutos transcurrieron en la Sala de Historia del estadio,, Hermanos Ameijeiras de la Villa Azul. Entre anécdotas, preguntas y respuestas el tiempo se fue de jonrón.

Franger dedicó un libro a cada uno de los presentes y dejó otros para aquellos que no pudieron llegar al encuentro y aprovechó la ocasión para anunciarle a sus coterráneos, el proyecto que tiene en desarrollo: un texto sobre la Sabermetría, el cual se titulará: La sabermetría para el béisbol cubano.

Sobre esta ciencia que estudia el verdadero rendimiento del atleta, solo existen 4 bibliografías en idioma inglés y este que gesta para convertirse en el primero en habla hispana.

Antes de despedirse de su gente, la prominente figura del béisbol, el hijo de Puerto Padre, Franger Reynaldo Balbuena, confesó: he tenido presentaciones de libros en la Feria Internacional, en recintos llenos de personas…pero esta de aquí, con los amigos de mi pueblo, ha sido la mejor. Muchas gracias.


No hay comentarios