Header Ads

Castillo de felicidades debe erigirse hoy en Puerto Padre en honor a Pedro Cristóbal.



Hoy por hoy la población suele estar más informada e involucrada en las decisiones sobre su salud; somos más exigentes y críticos, en fin, tenemos mayor capacidad para calificar el acto médico, por eso este 3 de mayo, muchos puertopadrenses se regocijan por la llegada hace 44 años a Puerto Padre de Pedro Cristóbal Castillo González, doctor, especialista en Neonatología y ejemplo de sentimientos altruistas, entrega, generosidad, sacrificio y amor por el paciente, esos, que tanto necesitan fortalecerse y prevalecer. 

En sus múltiples décadas de servicio, el doctor Castillo es ejemplo de lo que es humanizar la medicina, de garantizar el respeto por la vida, el derecho a la salud y de rescatar la confianza en los médicos; en él se conjugan aspectos que definen a un galeno cabal: buen comunicador, capacidad de escuchar y de explicar en un lenguaje claro, y sobre todo sus altos valores humanos por encima del dominio científico.

Basta leer en su muro de la red social Facebook, para descubrir los sentimientos que despierta nuestro doctor, Castillo: “¡Feliz de contar con un gran amigo y profesional como usted, mi querido y recordado doctor, Cristóbal!”, le escribe una internauta.

Expresiones que reciben la reciprocidad del médico, cuando escribió: “Éxitos en la vida laboral, personal y familiar de todos mis amigos y amigas, que les aseguro son bastantes, tanto en Cuba como en el extranjero, desde el lejano Zimbawe a Bolivia”

Y es que ser un profesional encierra todo lo relacionado con valores, principios, ética y humanismo y va más allá de la excelencia académica, implica preocupación por el otro, generosidad, lealtad y honestidad.

Ser un buen médico significa construir país y futuro, aportar para fortalecer las bondades del sistema y trabajar para mejorar y corregir sus deficiencias; es también, ser maestro y lograr que las nuevas generaciones de médicos sean cada vez mejores.

Y todo eso es el doctor, Pedro Cristóbal Castillo, ese al que hoy todo buen puertopadrense debe felicitar, con motivos de sus 44 años en Puerto Padre.

Sabemos que él es un hombre agradecido de la vida, pleno, y que puede gritarlo a los 4 vientos, como lo hizo en ocasión del natal de su nieto Pedro Manuel, cuando escribió en Facebook: HOY ESTOY AQUÍ DE PIE, disfrutando de sus travesuras y ocurrencias, como la canción de Silvio Rodríguez, SOY UN HOMBRE FELIZ.

5 comentarios:

  1. Le deseo a Dr, Castillo, un hermoso día de cumpleaños.
    que disfrute con salud y alegría con su hermosa familia.
    Felicidades .

    ResponderEliminar
  2. Como comente en facebook, el profesor Castillo es todo un monumento viviente a la profesión medica, y un ejemplo a seguir por las nuevas generaciones de galenos, tan faltos a veces de referentes como ese..Mi mayor respeto y afecto personal al profe...Saludos

    ResponderEliminar
  3. lo extrañamos mucho doctor,maestro,ejemplo y una gran persona desde yacuiba bolivia le rogamos al creador lo llene de bendiciones gracias por todo hombre de roble .....atte sus amigos del servicio de laboratorio del hosp.dr.ruben zelaya de yacuiba

    ResponderEliminar